11 PLANES INCREÍBLES PARA HACER CON NIÑOS EN YUCATÁN MÉXICO

LauraDESTINOS, VIAJAR CON NIÑOSLeave a Comment

Si pensamos en la península de Yucatán, uno de los destinos más turísticos de México, quizás lo primero que nos viene a la cabeza es Cancún, la Riviera Maya y los resorts en playas paradisíacas. Pero esta península es mucho más, es un lugar espectacular en cuánto a naturaleza, cultura e historia, además de ser una zona bastante segura y cuidada hacia el turismo, con una gente maravillosa. Todo esto la hace un destino ideal para viajar por tu cuenta en familia y descubrir muchos rincones, alejándote de los lugares más concurridos y turísticos. Por eso escribo este artículo con los 11 planes en Yucatán, Mexico, con niños.

Aquí encontraréis algunos planes ideales para recorrer Yucatán con niños, Silvia Boladeres nos los recomienda después de su viaje de casi un mes por esta península. Si estás planeando un viaje en familia, ¡sigue leyendo!

1. PLAYAS CARIBEÑAS

Obviamente uno de los planes para disfrutar en familia en esta península son sus playas; os dejo algunos tips a tener en cuenta y las que más nos gustaron.

Tips:

– El sargazo: últimamente puedes encontrar bastante sargazo (algas) en toda la Riviera Maya; en la Red de monitoreo del sargazo de Quintana Roo (link https://www.facebook.com/RedSargazo/ ) puedes ver el estado actual.

– El sol: en un momento te quemas así que es mejor ir a la playa bien pronto (así además hay menos gente) y evitar mucha exposición al sol, sobretodo en las horas del mediodía. Usa gorra y camiseta de baño de manga larga y protector solar (naturales, que no dañen el medio ambiente).

– Basura: ya sabemos del impacto de los residuos en el medio ambiente, así que recoge tu basura; en esta zona puedes encontrar preciosas playas salvajes y solitarias pero también llenas de residuos que llegan arrastrados por el oleaje, es interesante dedicar un ratito a recoger estos residuos y fomentar este tipo de valores en nuestros peques.

– Tortugas: toda esta zona de playas es un lugar muy frecuentado para la puesta de huevos, así que seamos bien respetuosos. En las playas más frecuentadas suelen estar marcados con cintas los puntos dónde han puesto huevos, en playas salvajes no pero es fácil reconocerlos ya que la arena está revuelta y hay hoyos; no andes cerca de estos puntos.

Playas que nos encantaron para ir en familia:

– Playa Paamul: situada entre Playa del Carmen y Puerto Venturas, una playa muy tranquila y para nada masificada. Tiene una zona de arrecife y por lo tanto el agua está tranquila. Paamul es como una comunidad sobretodo de canadienses y estadounidenses que plantaron sus caravanas y han ido construyendo vivienda a partir de estas. Para acceder a la playa se debe pagar el acceso o bien consumir en su restaurante; esta última fue nuestra opción y la verdad que siendo un restaurante dónde comes rico, a primera línea de mar con vistas magníficas y con piscina, el precio es muy asequible comparado con este tipo de restaurantes por la Riviera Maya.

– Playa Akumal: famosa por ser un lugar dónde es fácil ver tortugas mientras haces snorkel; hay muchos guías que te ofrecen esta actividad. Es una playa paradisíaca y con aguas muy tranquilas. Se sitúa entre Tulum y Puerto Venturas; la playa es de acceso restringido, con cobro de unos 120 pesos por persona, pero también tienes la opción de entrar desde un hotel con restaurante delante de la playa y consumes algo. 

– Playas de Holbox: a esta isla, situada al norte de la península de Yucatán, se accede en ferry y la circulación en coche está restringida; hasta hace poco no era muy turística pero va cobrando fama y a nosotros nos pareció que había bastante gente. Aún así en las largas playas de aguas cristalinas y tranquilas no hay para nada aglomeraciones; además no cubren, son ideales para estar con niños e incluso puedes avistar delfines desde la orilla. Desde nuestro hotel fuimos andando hasta Punta Cocos (unos 2km) y estuvimos toda la mañana en la playa prácticamente solos; eso sí, poca sombra en el camino y muchísima calor y sol.

– Las Coloradas: un pueblecito pesquero con unas salinas las cuales dan nombre al lugar; es muy tranquilo y tienes la opción de estar en la playa del pueblo rodeada de las barquitas de los pescadores, o bien alejarte un poco yendo hacia El Cuyo para encontrar playas salvajes (quizás no son tan bonitas como otras y el mar no estaba tan tranquilo, pero km y km de playa solo para nosotros).

2. BAÑARSE EN CENOTES

Otro top de esta península son los cenotes, increíbles, volvimos enamorados de estos y a la peque de 3 años le encantaron. Mi recomendación es que huyáis de los cenotes más turísticos y vayáis a los menos visitados o recomendados por gente local, las entradas son mucho más baratas y estaréis solos o prácticamente (en la Riviera Maya pueden llegar a los 350 pesos por persona, mientras que los menos turísticos suelen ser de 50 ó 100 pesos). Algunos que os recomiendo son:

– Cenote Azul: aún estando en la Riviera Maya y cercano a Playa del Carmen y Tulum, merece la pena ya que es maravilloso y su precio no está mal (120 pesos), pero no olvidéis llegar bien pronto.

– Cenotes de Cobá: cercanos a la zona arqueológica de Cobá, a 1h de Tulum, se encuentran estos cenotes tipo cueva mucho menos concurridos. Nosotros estuvimos en Choo-Ha (100 pesos) y desde allí se pueden visitar otros dos cenotes más.

– Anillo de cenotes: al este de Mérida se encuentra la Reserva Estatal Geohidrológica Anillo de Cenotes, en esa zona hay muchos cenotes y poco turísticos, rondan los 50 pesos por persona. Fuimos a “Los 3 cenotes de Cuzamá” e hicimos la ruta con un truck, un carro tirado por un caballo a través de las vías que antaño eran utilizadas en las plantaciones e industria de henequén; los 3 cenotes son increíbles, a cuál mejor, tened en cuenta que en dos de ellos la entrada es por una escalera vertical.

¡IMPORTANTE! Antes de bañarte en un cenote, no te olvides de usar la ducha para eliminar cremas, repelentes y demás de tu piel y pelo y así no dañar el agua ni los seres que allí habitan.

3. BAÑO EN PUNTA LAGUNA Y EL MONO ARAÑA

Cerca de Cobá se encuentra Punta Laguna, una reserva poco turística y en la cuál es fácil observar el mono araña; regentada por una comunidad maya, ofrecen muchas actividades como canoa por el lago, tirolina, ceremonia maya, guías

Es un lugar poco explotado que a nosotros nos encantó; es muy emocionante poder ver los monos y también darse un baño refrescante en el muelle del lago, junto con los locales. 

El precio de todo el paquete de actividades que ofrecen ronda los 350 pesos por persona, pero puedes pagar por actividades sueltas o simplemente el acceso a la reserva, unos 70 pesos. 

4. SNORKEL EN YALKU

Este plan es un poco más turístico y un poco más caro (250 pesos), pero aún así, teniendo en cuenta la zona dónde está, no es tan frecuentado y merece mucho la pena si os gusta hacer snorkel (nuestra peque de 3 años también hizo con su máscara de buceo y alucinaba).

Yalku es un cenote-laguna en Akumal con mucha variedad de peces bien coloridos y se ven a montones. Para no dañar este ecosistema no se pueden usar ni repelentes ni cremas solares, así que es muy necesario utilizar camiseta de baño para evitar quemaduras solares.

5. EN BUSCA DE TORTUGAS Y DELFINES, TOUR EN PUNTA ALLEN

Punta Allen nos dejó enamorados, un pequeño pueblo marinero en la reserva de la biósfera de Sian Ka’an, a unos 50km de Tulum conduciendo por una pista durante unas 2h y media (acceder son 90 pesos ya que entras en la reserva); a medio camino, en Boca Paila, se puede ver algún cocodrilo.

Aunque llegan excursiones de día para hacer el tour en lancha, es poco turístico y os recomiendo que os quedéis al menos una noche a dormir, es un lugar que atrapa. Nos alojamos en el pequeño hotel Las Palapas de Punta Allen, regentado por un matrimonio mayor que nos cuidó de manera excelente, 100% recomendable.

Es imprescindible hacer el tour en lancha para avistar tortugas y delfines, hacer snorkel en el arrecife y bañarse en Blanquizal o lo que los locales llaman “la piscina”. La emoción de buscar delfines y tortugas y verlos es genial, y la sensación de nadar por encima del arrecife del coral y admirar su belleza es indescriptible, aunque también te llena de pena ver que hay tantos huecos vacíos y que los locales comentan que hace unos años había mucho más; así que está en nuestras manos actuar para proteger este ecosistema tan vital.

El precio es de 3000 pesos por lancha con una capacidad para 6 personas (a nosotros nos salió por 2500 pesos ya que nos lo gestionó el dueño del hotel), también podéis compartir la lancha con alguna pareja y así sale más económico. Fue una experiencia genial que todos disfrutamos y a la niña no se le hizo nada pesado estar toda la mañana haciendo el tour.

6. EN KAYAK POR LA LAGUNA DE BACALAR Y SUS ESTROMATOLITOS

Conocida como la laguna de los 7 colores es otro imprescindible de la península, y a pesar de ser un lugar muy visitado, hay rinconcitos bastante tranquilos. 

Si deseas visitar la zona de Cocalitos, para nosotros muy bonita, debes llegar nada más abrir y así evitar aglomeraciones (a las 10h; 50 pesos). Pasamos un buen rato en sus aguas tranquilas y poco profundas, en los columpios y en las hamacas, y cuando se empezó a llenar de bastante gente sobre las 12h, nos fuimos.

En el balneario Sac-ha (25 pesos), más alejado, tranquilo y precioso, alquilamos un kayak (1 hora por 100 pesos) y fue un acierto poder recorrer ese rinconcito de la laguna.

Además aprendimos que en la laguna se encuentra el arrecife de estromatolitos de agua dulce más grande, unas “rocas” formadas por bacterias y que son la forma de vida más antigua de la Tierra y producen oxígeno. Para proteger los estromatolitos no se pueden tocar, ni usar protector solar ni repelentes. 

7. SENDERISMO ENTRE PIRÁMIDES Y MONOS AULLADORES

Hay muchas zonas arqueológicas por descubrir y son fascinantes, pero sin duda os recomiendo Calakmul. Para llegar se coge un desvío en Conhuas, en la carretera entre Chetumal y Escárcega; se paga el acceso a la reserva y el peaje (150 pesos), se sigue la carretera durante 1h y media hasta el párquing y una vez allí pagas la entrada a la zona arqueológica (80 pesos); aún siendo 3 cobros diferentes, no es demasiado caro, ni mucho menos como Chichén Itzá, y merece mucho la pena hacer el esfuerzo de llegar hasta aquí.

Desde el párquing empieza el sendero, plano, fácil y todo sombra, en medio de la selva y encontrándote algunos yacimientos arqueológicos; nosotros nos sentíamos como exploradores en alguna película de Indiana Jones. Y cuando llegas a lo que es la plaza te quedas sin palabras, esas estructuras mayas tan imponentes rodeadas de selva son increíbles. Y fue un regalo ver a Astrid con 3 años disfrutando mientras subía y bajaba las pirámides y disfrutaba de las vistas y todo lo que la rodeaba.

Y la guinda del pastel la ponen los monos aulladores, escuchar su rugir tan característico y verlos por encima de nuestras cabezas en los árboles es muy emocionante, aunque en algún momento también da un poco de respeto cuando te miran fijamente.

Os recomiendo dormir en Xpujil, a unos 40 minutos del desvío a Calakmul. Es buena hora llegar a la zona arqueológica sobre las 9h para tener tiempo de disfrutarlo bien. Y a la vuelta si queréis comer rico, económico y típico, poco antes de llegar a la carretera principal se encuentra un restaurante pequeñito genial.

8. PASEAR Y COMER EN MERCADOS LOCALES

Es otro imprescindible y que a nosotros nos encanta. Te acerca mucho a la vida cotidiana de los locales, a su gastronomía y también costumbres. A nuestra peque le encanta pasear por los mercados y observa todo con mucha curiosidad, descubriendo productos que no tenemos nosotros. Y no os olvidéis de desayunar o incluso comer en los puestecitos de los mercados, realmente rico y muy económico

Os recomiendo dos mercados fáciles de visitar y que nos gustaron mucho, el de Campeche y el de Valladolid. En Campeche encontraréis un gran mercado, con muchísima variedad y muy concurrido. En Valladolid veréis un mercado un poco más chiquito y con la zona de frutas y verduras al exterior, hecha con palés y todo bien colorido.

9. TSUKAN, SANTUARIO DE VIDA

Muy cerca de Chichén Itzá encontraréis este lugar lleno de vida y aprendizaje, con un cenote espectacular. Es nuevo y dedicado al turismo, pero aún no ha cobrado fama; nosotros llegamos a las 11h, fuimos los primeros visitantes y poca gente más nos encontramos. Es un precio un poco más elevado que otros cenotes (180 pesos) pero puedes hacer algunas actividades ya que hay diferentes puntos dónde los trabajadores te acercan a la cultura maya, su historia y costumbres.

Es un buen lugar para ir en familia: baño en el cenote, descubrir la casa maya y hacer tortillas a mano, plantar maíz tal y como lo hacen los mayas…  

10. ARTE CALLEJERO

Otro plan es admirar el arte callejero que vas encontrando por muchos lugares, hay realmente obras muy bonitas. Es interesante hablar con los niños sobre estas y deducir qué debía querer expresar el artista, sus mensajes los cuales llevan a una buena conversación, incluso te permiten aprender de su historia, costumbres y celebridades.

En la isla de Holbox se puede dedicar una tarde (cuando la calor ya haya bajado) para ir en busca de estas obras, hay muchísimas. Con los niños más mayores se puede coger un mapa de Holbox e ir marcando los puntos dónde van encontrando los murales.

11. COMER MARQUESITAS Y COMIDA LOCAL

Y no nos olvidemos de la comida, probad los diferentes platillos mexicanos y la comida típica de los tres estados que conforman la península (Quintana Roo, Campeche y Yucatán).

Realmente es comida muy rica, bastante basada en carne y en pescado en la costa, pero también se pueden encontrar opciones vegetarianas, la variedad de frutas es increíble y no tengáis miedo del picante, suelen ponerlo a parte y te informan de cuál no es picoso, poco picoso y muy picoso.

Pero sin duda, la comida estrella para Astrid fueron las marquesitas, una masa tipo crepe que se enrolla con chocolate y queso o los ingredientes que quieras; busca los carritos o puestos en la calle dónde hacen este dulce tan rico.

Un apunte antes de terminar: en la mayoría de lugares los menores de 3 ó 4 años no pagan, a partir de esas edades suele haber el precio de niños/as y hay veces que incluso se puede negociar.

¡Esperamos que estos planes os animen a salir a conocer esa zona tan mágica de México!

Y si te ha gustado este artículo, visita mi blog Travel Route (link www.travelroute.es  o  http://travelroute01.blogspot.com/p/inicio.html ) o sígueme en Instagram

Si quieres seguir tu inspiración en tu futuro viaje a México, escucha el episodio del podcast de México con niños

 Soy Silvia y me encanta viajar junto a mi familia, Javi y Astrid. Vivimos el viaje como una oportunidad de enriquecimiento y aprendizaje de lo que nos rodea y de nosotros mismos. Disfrutamos de nuestras escapadas y viajes en autocaravana y también sin ella. Es un placer poder compartir mis experiencias y emociones.

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA GRATUÍTA AQUÍ PARA NO PERDERTE NINGÚN NUEVO ARTÍCULO O NOTICIA. SÍGUENOS PARA INSPIRACIÓN DIARIA EN NUESTRO INSTAGRAM

Anímate a unirte a nuestra COMUNIDAD. Perteneciendo al Club te ofrecemos: 🎧Podcast exclusivo 🏂Talleres mensuales para aprender sobre temas de salidas, deporte, naturaleza y viajes. 📃 Plataforma con actividades imprimibles, retos, propuestas.▶️ Historias exclusivas en instagram 🔗 Decisión y creación del contenido 🔜 Descuentos exclusivos en webs de material, equipamiento y regalos al aire libre (cada vez más) ▶Visualización del podcast Maternidad viajera en vídeo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.