Mudarse a otro país: profesores visitantes con niños en Utah

LauraVIAJAR CON NIÑOS, VIDA EN EL EXTRANJEROLeave a Comment

profesores visitantes utah con niños

¿Te atreverías a dejarlo todo y vivir en otro país?

Hace muchos años que quería vivir fuera, pero nunca encontraba el momento adecuado, mucho menos el momento perfecto. El miedo siempre se apoderaba de mí cuando comenzaba a darle un poco más de forma a lo que mi cabeza planteaba. Si esa era mi situación sin haber sido madre, ya desde el momento en que llegaron los niños desterré por completo esa idea de mi cabeza. Ya lo haré más adelante, si eso cuando los niños sean grandes y ya no dependan de mí… Vamos, que lo único que hacía era poner excusas, y como me dijeron una vez “desde que se inventaron las excusas, todo el mundo queda bien”

Podría decir que la pandemia ha cambiado mucho nuestras vidas. La mía la sacudió por completo, o quizás solo terminó de resquebrajar las grietas que habían aparecido hace tiempo. El caso es que tras un gran shock, llegó un proceso de transformación, como a todos nos puede pasar, supongo. Y decidí que no iba a dar nada por sentado, que no quería seguir dejando para otro momento las grandes decisiones que había estado postergando durante años. Y sobre todo, que ya que yo no era la misma, no iba a dejar que la comodidad, el qué dirán, ni mucho menos el miedo me impidieran vivir algo que, sin duda, me haría crecer. 

Lo hablamos, lo hablamos mucho y decidimos solicitar el programa del Ministerio para venirnos como Profesores Visitantes en Estados Unidos. Barajamos los pros y los contras haciendo listas de todo (si eres de las personas que te cuesta dejar cosas fuera de control entenderás de lo que hablo), me visualicé viviendo fuera, viendo a mis hijos crecer y visitando lugares nuevos, siempre en continuo aprendizaje y movimiento, como la vida misma. 

El proceso no fue fácil. Decirle a tus familiares y amigos que quieres irte, que necesitas vivir la experiencia, y que estás decidida a hacerlo no es sencillo. Porque quieres que se alegren por ti y sentirte animada a hacerlo para que en los momentos de flaqueza puedas tener ese respaldo detrás. Es una sensación agridulce, necesito irme pero a la vez no quiero dejarlos atrás, ni perderme los momentos a su lado. 

El momento de contárselo a los niños tampoco era un camino de rosas… ¿Se lo decimos aunque todavía no era seguro?, ¿y si luego no salía?, ¿les creamos la ilusión para nada? Decidimos hacerlos partícipes en cuanto supimos que nuestra solicitud estaba admitida, y aunque aún no era seguro que nos fuésemos a venir, ya les hablábamos de la posibilidad de vivir en otro lugar. Buscamos en el mapa, veíamos vídeos de la que podría ser nuestra nueva ciudad, intentando que vieran la parte positiva de un cambio tan grande. 

5 meses después de haberlo solicitado nos llega la respuesta de que, sí, ¡nos han cogido y nos vamos para Utah con el programa de profesores visitantes! Creo que nunca había sentido esa mezcla de emoción, euforia, alegría y pánico a la vez. Había llegado el momento de comenzar a desprendernos de muchas cosas materiales, algo en lo que siempre hemos confiado e intentado transmitir a nuestros dos hijos; y tengo que decir que fue lo más fácil de todo el proceso. Limpieza tras limpieza, guardando en cajas solo lo imprescindible y aquellos recuerdos que nos gustaría recuperar el día que volvamos. Lo demás, aprovechamos para venderlo o para donarlo (mi vestido de novia que no tengo intención de volver a usar debe estar en algún rincón de Senegal haciendo feliz, espero, a alguien que le haga más falta). 

Mira que he hecho muchas mudanzas a lo largo de mi vida, muchísimas, pero hasta ahora en ninguna había salido de la isla. Y si ya hacer una mudanza es algo tedioso, cambiar de país ya ni te cuento. Se acercaba la fecha y estábamos nerviosos, con ganas, pero con esa sensación en el estómago de que estás lanzándose al vacío y quieres pensar que concuerda. Sobre todo, porque por mucho que lo haya querido siempre, ya no vengo sola. Toda acción que tome va a repercutir en mi vida y en la de mi familia, para bien y para mal. De ahí que en muchos momentos la responsabilidad caiga sobre tus hombros y te haga plantearte si estás haciendo lo correcto. 

Pero ¿Es realmente la responsabilidad que tenemos al ser padres, o el miedo que tenemos nosotros mismos a salir de nuestra zona de confort? Ahora mismo, viéndolo con la poca perspectiva que dan unos meses de diferencia puedo decir que somos nosotros mismos los que nos ponemos los límites y los que consecuentemente debemos romper las barreras que no nos permiten vivir experiencias nuevas. Sin duda, es el mayor ejemplo de lo que es la vida y que me encantaría que mis hijos aprendieran de toda esta nueva aventura que tenemos por delante. 

No puedo decir que sea fácil. Aunque suene a tópico, todo lo que supone un sacrificio y a explorar algo nuevo nos va a llevar a rincones de nosotros mismos con los que podemos no estar acostumbrados a lidiar. Habrá momentos en los que te sientas solo, sin la cercanía de una cara conocida a la que poder contarle lo más absurdo de tu día a día. 

Como familia, creo que es una experiencia que puede conllevar cambios radicalmente opuestos. Por muchos años que se lleven juntos, no es lo mismo estar en tu entorno, con el apoyo y la ayuda de tus seres queridos a verte en un lugar en el que vas a estar prácticamente todo el tiempo con tu pareja e hijos, si fuera el caso. Vamos, que el tiempo en familia y ese crecimiento y apoyo que nos brindamos estando aquí es maravilloso; pero que consecuentemente, el tiempo que pasas para irte a hacer algo solo o en pareja disminuye considerablemente. ¿Qué quiero decir con esto? Aunque cueste, es importante buscar momentos de ocio individual, para que la rutina de estar siempre toda la familia junta no sobrecargue tu paz mental, que ya bastante tiene con adaptarse a la nueva realidad. 

Estoy encantada de vivir con mi familia aquí en Utah. De hecho creo que es de las mejores decisiones que he tomado en mi vida, y si de algo me arrepiento es de no haberlo hecho antes. Pero, uno no puede controlar cuando suceden las cosas o cuando generas las oportunidades, ni siquiera cuando estás preparado para dar el salto. Por lo que si te encuentras en la misma situación, con esa duda de si serás capaz, con el miedo de todo lo que podría salir mal o de las cosas que no vas a tener; no te voy a decir que no lo pienses, te diré que no hagas otra cosa más que pensarlo, y que gestiones y organices todo para que lo logres. La experiencia que vivas va a depender de muchas cosas, de tu personalidad, del lugar al que vayas, de tu capacidad de adaptación, de tu momento, y de mil cosas más que se te puedan ocurrir. Pero sin duda, tengas una buena o menos buena experiencia, lo que sí te garantizo es que volverás sin ser la misma persona, porque sólo con haberse enfrentado al cambio, habrás crecido. ¿Crees que tu crecimiento merece la pena o vas a dejar de hacerlo por miedo?.

Puedes leer su post sobre su viaje al este de Utah AQUÍ, escuchar el podcast en el que hablamos del Programa de Profesores Visitantes en familia AQUÍ, o leer las reflexiones de Lía sobre su mudanza a Estados Unidos también con el mismo programa AQUÍ. Ella tiene varios artículos de su estado de acogida, Colorado AQUÍ.

Me llamo Bea y somos una familia canaria que ha cambiado el sol y la playa de Gran Canaria, por el frío y la nieve de Salt Lake City. Nos hemos venido dentro del programa de Profesores Visitantes y hasta ahora, estamos muy contentos con todas las oportunidades que nos brinda el vivir en Estados Unidos. Con mucha ilusión y cariño, comparto mi vida y experiencia a este lado del océano en Instagram como @bea.britorre y en Youtube como Britorre Vlogs. Te invito a que te pases y si te gusta lo que ves, ¡quédate!

SUSCRÍBETE A NUESTRA REVISTA GRATUÍTA AQUÍ PARA NO PERDERTE NINGÚN NUEVO ARTÍCULO O NOTICIA. SÍGUENOS PARA INSPIRACIÓN DIARIA EN NUESTRO INSTAGRAM

Anímate a unirte a nuestra COMUNIDAD. Perteneciendo al Club te ofrecemos: 🎧Podcast exclusivo 🏂Talleres mensuales para aprender sobre temas de salidas, deporte, naturaleza y viajes. 📃 Plataforma con actividades imprimibles, retos, propuestas.▶️ Historias exclusivas en instagram 🔗 Decisión y creación del contenido 🔜 Descuentos exclusivos en webs de material, equipamiento y regalos al aire libre (cada vez más) ▶Visualización del podcast Maternidad viajera en vídeo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.