LA MONTAÑA, NUESTRO TESORO MÁS PRECIADO.

LauraAVENTURAS, MONTAÑA, SENDERISMOLeave a Comment

En algún momento de nuestras vidas podemos sentirnos atraídos por la montaña, pero qué es lo que nos mueve hacia ella? Para algunas personas es parte del paisaje y les satisface el simple hecho de verlas, para otras es mucho más que eso, es una forma de vida.

El contacto con la naturaleza, la mejor herencia para tus hijos

Mis mejores recuerdos de la infancia son estando en contacto con la naturaleza… una comida en el campo con toda la familia, paseos por parques y bosques, bañarme en la playa, hacer castillos y rebozarme con la  arena, el sonido del agua del río, los veranos en el camping, recolectar caracoles, pintar piedras,  caminar por la presa de un embalse, la sensación de libertad al ir en bicicleta, el olor a bosque los días de otoño buscando setas , la  ilusión de tocar y pisar la nieve…  y aún los recuerdo como si fuera ayer.

Estas vivencias han hecho crecer mi pasión por la naturaleza y han sido la semilla que ha dado su fruto, conduciéndome a vivir,  siempre que puedo,  experiencias que me llenan de satisfacción cómo salir a pasear por el bosque, subir montañas,  ver la puesta de sol, explorar lugares desconocidos e investigar acerca de ellos, practicar deportes de aventura, situarme en un mapa y buscar nuevos destinos, compartir mis experiencias con mi familia y amigos,  y sobre todo proporcionar a mis hijos el máximo de oportunidades para que lo vivan igual. 

Viajar y descubrir nuevos paisajes.

Además de salir y estar en contacto con la naturaleza, siempre nos ha gustado viajar y disfrutar de todo lo que nos aporta el viaje: descubrir nuevas ciudades o pueblos, su cultura e historia , degustar  los productos y gastronomía típica de la zona, conocer sus gentes, idiomas, monedas, costumbres, normas  y apreciar el cambio de paisaje.

Conocer las diferencias del paisaje, el clima, el cambio de vegetación y sus particularidades geográficas ,los ríos , las montañas, los glaciares, los desiertos, las playas, etc. Estas son pequeñas cosas que nos aportan cada rincón del planeta y para nosotros es la esencia de viajar.

Hemos viajado a otros países para descubrir nuevos paisajes, en avión o road trip por España, Europa, Israel ,Marruecos, y Nepal, haciendo rutas de montaña  en los Pirineos, los Alpes Franceses, el Alto Atlas de Marruecos, en el Desierto del Néguev en Israel, y cumplido nuestro gran sueño, realizar un trekking en el Himalaya y todo lo que nos queda por descubrir, que es mucho.

Orientación y cartografía esenciales

El sentido de la orientación es un aspecto muy importante cuando vas a la montaña. Hay que tener en cuenta algunas cosas que nos pueden proporcionar información, como la posición del sol, saber dónde está el norte, buscar algún punto geográfico de referencia como un camino, una carretera, un río, una fuente, alguna montaña, hitos, etc.

Este ha sido siempre uno de mis puntos fuertes y que más me motivan. Me fascina la cartografía, planificar las rutas, ver todas las posibilidades de un territorio a través del mapa, apreciar la dificultad, situarte con puntos de referencia.

De pequeña me encantaba la geografía y  mirar la guía Campsa, que era un súper mapa de toda la Península Ibérica , con más de 300 páginas desplegables , con planos de las ciudades más importantes,  y siempre que íbamos de viaje guiaba a mi padre con ella.

De mapas de carretera y planos callejeros a cartografía de montaña. 

Mi primer mapa cartográfico fue de la Sierra de Guara, en Huesca, Aragón. Allí disfruté de un subidón de adrenalina haciendo barranquismo y me quedé enamorada de aquel hermoso lugar, quería descubrir todos los recovecos de aquel paraíso y de hecho he vuelto en varias ocasiones.

Aquí empezó mi afición a coleccionar cartografía de montaña, entre guías de viaje y mapas de ciudades. Esta afición , que mi hijo mayor Pau está heredando, hace que nuestras salidas sean más completas y enriquecedoras, ya que siempre descubrimos lugares nuevos y ya forma parte de nuestra forma de viajar.

Hoy en día todo es más fácil con los GPS y la conexión a internet, ofreciéndonos unas herramientas que hace poco tiempo atrás eran impensables. Son de gran ayuda y nos garantiza la experiencia a todos. Las redes sociales nos abren un mundo inacabable, que antes ya existía, pero la información de ello no estaba a nuestro alcance , y gracias a eso , puedes viajar a cualquier lugar del mundo sin desplazarte. Infinitas aplicaciones de mapas, GoogleMaps,, Wikiloc, Outdooractive , Oruxmaps, entre muchas, nos facilitan cartografía y nos ofrecen miles de reseñas.

A pesar de lo inmediato que es todo hoy en día con las nuevas tecnologías, para mi no hay comparación con tener una guía de papel en tus manos o desplegar un mapa y disfrutar del paisaje mirando a tu alrededor.

Descubrimiento de la Montaña.

Nuestra pasión por la montaña llegó cuando conocimos a nuestro mentor y gran amigo, Luis Lira, madrileño, montañero insaciable, escalador y alpinista, amante de la literatura , las ciencias , los deportes y la buena música , aficionado al ciclismo en todas sus variantes, músico y navegante de las aguas del mediterráneo, puede estar surcando  la costa con su velero o tocando el cielo en las cumbres del Pirineo. 

Él nos aportó toda su sabiduría, nos inició en la escalada y el alpinismo, junto con su pareja y nuestra querida amiga Eva.

 

Muchas son las expediciones que hemos realizado juntos y muchos los aprendizajes vivenciales, que nos han ido descubriendo un nuevo mundo.

La montaña  siempre ha estado ahí , en el paisaje, aguardando tesoros incalculables, invitándonos a descubrir su belleza. 

Contemplar la vida que hay en ella,  su flora y fauna, recorrer sus caminos y sendas,  descubrir sus ríos, cascadas y lagos, escalar sus paredes rocosas y disfrutar de la inenarrable sensación que supone coronar su cumbre, son cosas que nos gusta sentir de la montaña. 

Cada montaña es única y diferente. Cada una tiene su morfología y personalidad, hay altas y bajas, anchas y estrechas, con bosques o sin ellos, áridas y secas o fresquitas y húmedas, montañas de arena, rocosas o de hielo,  algunas son muy famosas y acuden miles de personas a ellas, otras son auténticas maravillas que están por descubrir, algunas son fáciles y agradecidas, otras son difíciles y motivadoras, algunas generosas ofreciéndonos un gran espectáculo , otras nos muestran su cara más amarga y terrible. 

La montaña , como un ser vivo, está en perpetuo cambio, nunca es igual. Existen cambios sustanciales, ligados a las estaciones del año o al paso de los años y otros circunstanciales, que pueden suceder de un momento a otro. Por esta razón nunca podemos subestimar los riegos que supone la montaña, sea cual sea.

La montaña como un reto.

Acostumbramos a planificar las rutas marcándonos un reto, coronar cumbre, hacer un sendero circular, hacer un trekking o travesía,  visitar un lago o una cascada, llegar a una ermita o un refugio. Aunque no siempre es viable, hay factores condicionantes como la meteorología  o nuestro estado físico, que pueden impedirlo y jugarnos una mala pasada. 

Por eso es muy importante una buena planificación , sobre todo tener en cuenta la meteorología , ir bien equipado por los posibles riesgos y ser conscientes de nuestro estado físico y mental. Y lo más importante, tener presente que siempre estamos a tiempo de poder hacer una retirada, porque la montaña seguirá estando ahí. 

Embarazo y maternidad, ¿son compatibles con la montaña?

Nuestra experiencia nos ha enseñado que todo es compatible, embarazo, maternidad, lactancia, porteo y es cierto que existen limitaciones, pero estas no suponen renunciar a esta forma de vida, al contrario nos descubren otro lado que quizás desconocíamos . 

Nos adaptamos a los cambios y a las nuevas necesidades, enriqueciéndonos de todo lo que la naturaleza nos ofrece y disfrutando de las nuevas experiencias con los más pequeños. 

Aun recuerdo el día que, durante las primeras semanas de embarazo el año que teníamos previsto hacer nuestro primer 3 mil, la comadrona me quitó todos los miedos y me dijo:  si tú te ves capaz y te encuentras bien, ¿porque no lo vas a hacer?

 

 En aquel instante descubrí que los límites los tenía que marcar yo y si , después de tanta preparación, embarazada de 3 meses logré mi primer 3mil y continué subiendo montañas hasta los 7 meses, cuando mi cuerpo dijo que necesitaba descansar.

Lo mismo sucede con los bebés, si están cerca de su madre, no importa dónde estés, teniendo en cuenta todos los riegos que supone ir a la montaña y planificando muy bien la actividad.

 El porteo es esencial para poder disfrutar de la montaña con bebés, eso sí , hay que ir bien equipado con pañales, toallitas, bolsas, muda de recambio, agua, comida, etc… La lactancia materna es un plus de comodidad en la montaña y nosotros hemos podido comprobarlo, te ahorras llevar biberones y leche. 

Hay un momento crítico, que es cuando los niños van creciendo y van ganando peso, cuando el porteo empieza a costar, y a lo mejor el niño es capaz de andar, pero no tanto. Durante este tiempo siempre nos hemos sentido más limitados, aunque con nuestro segundo hijo, Arnau ,  este periodo ha sido un abrir y cerrar de ojos, porque prefería caminar y con 2 añitos ya ha hecho sus primeras rutas y coronado cumbres.

La magia de la montaña con niños 

Cuando la montaña es una forma de entender la vida y hablamos de niños, todo cobra una magia especial, sin distinción de edad. 

La montaña nos ofrece muchas posibilidades para poder tener unas vivencias extraordinarias , solamente hace falta pensar en los intereses de los niños y tener algo de imaginación. 

La motivación es la clave del éxito, después todo fluye, sin importar la distancia o el recorrido, lo importante es la aventura. 

Convertirnos en buscadores de tesoros, exploradores o piratas, imaginar personajes fantásticos que habitan en el lugar, ayudándonos de cuentos, fabulas y leyendas, hacen que sea una vivencia inolvidable.

Hacer juegos de pistas o gincana,  es una opción realmente motivadora, y te puede ayudar a la hora de realizar una ruta más larga. 

La recolecta de frutos del bosque, buscar signos de la vida que hay en la montaña, seguir los hitos o marcas del camino,  observar la naturaleza como si de un espectáculo se tratara, mirar las vistas con los prismáticos, son algunas de las infinitas cosas que se  pueden hacer con niños en la montaña y les puede resultar motivador en el transcurso de una ruta. 

Utilizar los elementos que nos encontramos en su orografía como herramientas motivadoras también vale. Tener que cruzar un río pisando piedras, atravesar un puente colgante o caminar por una pasarela, entrar a una cueva con linterna o grimpar por las rocas son un atractivo para los niños. 

Otra de las cosas que a mis hijos les encanta es hacer excursiones nocturnas por la montaña. El misterio de la noche , percibir la presencia de otros animales nocturnos y la oscuridad, aumenta sus sensaciones y están híper motivados. 

Algo muy importante que queremos destacar , es que para nada hay una edad mínima recomendada,  porque cada niño es diferente y tiene su ritmo de desarrollo el cual se tiene que respetar. Habrán niños que con 2 años hacen rutas de 10km con desnivel positivo y otros con más edad no están preparados. Así que se trata de disfrutar, vivir en armonía con el entorno y aprender de todo lo que nos rodea.

Influyen muchos factores a la hora de disfrutar la montaña con niños, cómo pueden ser la edad y las capacidades de cada niño, el estado físico y de salud, época del año, meteorología , tipo de actividad y las dificultades que supone: exigencia técnica, desnivel, distancia, etc. 

Teniendo en cuenta estos factores y planificando actividades adaptadas a sus capacidades, se puede disfrutar plenamente de la montaña con niños de cualquier edad.

Y tú, ¿alguna vez te has planteado qué es lo que te atrae hacia la montaña? 
Si eres de los que la montaña es tu forma de vida, te invito a que hagas la misma reflexión y nos sigas en Instagram @mountainadventures21

Laura Martínez Aranda: Madre de dos niños y educadora infantil, siempre en busca de lo creativo y amante de la naturaleza. Desde siempre le apasiona la montaña y viajar. Ahora disfruta en familia de lo que más le gusta y  comparte sus experiencias en su cuenta de Ig @mountainadventures21

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.