GEOCACHING CON NIÑOS

LauraAVENTURAS, BOSQUE, INVIERNO, MONTAÑA, OTOÑO, SENDERISMOLeave a Comment

Te envíamos nuestros retos familiares, artículos chulos de viajes y destinos, y además, todos los imprimibles que creamos para haceros vuestras aventuras más divertidas todavía

 

Últimamente y desde hace ya un tiempo, cada vez más a menudo en nuestro entorno cercano nos encontramos con familias amigas que nos preguntan, sienten curiosidad por iniciarse en el Geocaching y siempre nos terminan haciendo la misma pregunta…¿Oye? ¿El Geocaching es como el juego ese de “Pokemon Go”, ¿no?… En esta entrada voy a intentar contaros quiénes somos, cómo descubrimos el Geocaching y cómo se convirtió en el mejor juego del mundo hasta el punto de cambiarnos la vida. Este artículo es Geocatching con niños.

CÓMO DESCUBRIMOS EL GEOCACHING:

Todo empezó tal y como empiezan todas las mejores cosas del mundo, por casualidad. Era finales de verano, y aunque nosotros ya hacíamos muchas excursiones, visitábamos pueblos encantadores y llenábamos nuestras redes sociales con infinidad de fotos como tantas otras familias, teníamos la sensación de que nos perdíamos algo por el camino. Habíamos oído hablar del Geocaching y sabíamos que tenía algo que ver con satélites, con encontrar cosas por los sitios o algo por el estilo, pero no teníamos ni idea del alcance y repercusión que tendría sobre nosotros en todos los sentidos. Podríais pensar que es de locos si os dijera que por el Geocaching, hemos subido a árboles, hemos recorrido rutas subterráneas en un búnker de la guerra civil e incluso hemos viajado a otros países o dormido en un Capsule Hotel. Algunos aún no lo entendéis, pero así es el Geocaching, exprime lo mejor de ti, lo canaliza en forma de experiencia, y lo convierte en una aventura brutalmente adictiva por encontrar los miles de tesoros que se esconden en todo el mundo.

Como buen Aries, aventurero, impulsivo y curioso por descubrir algo nuevo, empecé a buscar toda la información que pude en Internet, y aunque había mucha, era difícil desgranar todo el contenido  para saber por dónde empezar. Saqué en claro dos cosas: que hay una app necesaria para poder jugar, y un manual de buenas praxis que es muy interesante tener en cuenta.  

¡YA ESTAMOS LISTOS PARA JUGAR! ¿Y AHORA QUÉ?

Lo primero que os recomiendo hacer, es leer bien el manual, ya que con él entenderemos a grandes rasgos la tipología del juego, tendremos una idea más clara sobre los inicios del juego y de cómo empezar. Seguidamente, nos dirigiremos a la Google Play Store (para los de Android) o a la App Store (para los de iPhone) y si no hacéis como yo, que lo primero que hice fue abrir y trastear aplicaciones a lo loco hasta dar con la que buscaba, nos descargaremos la App Oficial de Geocaching y la instalaremos en nuestros dispositivos. Una vez instalada, ¡empieza lo bueno!  Tan solo tenéis que crear un nombre de equipo, rellenar vuestros datos, y ya lo tendremos todo listo para empezar. ¡Pero ojo! Estáis a unos cuantos pasos (literalmente) de que os pueda cambiar la vida ¿seguro que estáis dispuestos a seguir?

¿QUIÉN SOMOS?

Arantheworld.GC es como se nos conoce en las redes sociales (especialmente en Instagram) es nuestra marca familiar, nuestro nombre de equipo, el que elegimos nosotros para hacer  Geocaching y que formamos junto a mi mujer y nuestros dos hijos de 5 y 8 años. Somos una familia vegetariana que vivimos en un pueblecito cercano a Barcelona, con muchas aficiones y con una inquietud muy marcada hacia los valores que nos ofrece la montaña y el respeto hacia el entorno natural. Para nosotros, descubrir el Geocaching, fue descubrir el complemento perfecto para cualquier aventura que a partir de ahora quisiéramos hacer. A modo de ejemplo, nuestras últimas vacaciones a Austria, las enfocamos únicamente en rutas de Geocaching. En esas vacaciones, descubrimos cosas y lugares que a muchas guías de viaje les gustaría tener entre sus páginas y fue un viaje alucinante. Como curiosidad, os contaré que nuestro nombre de equipo refleja nuestro ideal de Geocaching, y es un juego de palabras entre Around the world (Por todo el mundo en inglés), y el nombre de nuestro hijo mayor Aran. Así que dejad volar vuestra imaginación y poneros un nombre que os identifique y sea original.

NUESTRO PRIMER TESORO:

Nos iniciamos una mañana de septiembre, recuerdo que íbamos al mirador de aviones del Prat de Llobregat, un espacio natural protegido y repleto de tortugas justo al lado del aeropuerto, donde se agrupan fotógrafos aficionados y familias para ver y retratar a los aviones. La primera vez que los ves descender a tanta velocidad y hacer su recorrido a escasos metros por encima de tu cabeza hasta la pista de aterrizaje, es una sensación que hay que vivir y además a los niños les encanta. Estando allí, nos acordamos de que la noche anterior habíamos instalado la aplicación y decidimos ver si allí funcionaria para poder hacer nuestra primera incursión en el mundillo de buscar tesoros. 

Nuestra sorpresa fue al abrirla. La pantalla se iluminó mostrando decenas de circulitos verdes, azules y naranjas apelotonados con sus correspondientes iconos. Allí mismo, apenas a unos metros de nosotros sobre el mapa, teníamos un circulito de color verde. Decidimos acercarnos invadidos por una extraña mezcla de incredulidad y curiosidad por ver con que nos encontraríamos llegados a la coordenada exacta. No encontramos nada. 

La valla, el camino, el poste indicativo del parque natural, todo el entorno parecía burlarse de nosotros y de nuestra cara de decepción. No vamos a negar que lo primero que nos pasó por la cabeza fue: “—Cariño, me parece que esto es un rollazo y aquí no hay nada”. En nuestra familia parece no rendirse nunca nadie, y una vocecilla dijo…¿Vamos a por otra no? Estaba claro que donde los mayores vemos un fracaso, los niños ven una nueva oportunidad para saciar su curiosidad y así fue cómo llegamos a la siguiente bolita verde, la siguiente coordenada. De nuevo, nos encontrábamos en medio de un camino donde no había absolutamente nada, pero a diferencia de la localización anterior, descubrimos que un botón en la aplicación estaba etiquetado con la palabra “pista”.  ¡Wow!  ¡Hay una pista!

De pronto la emoción por descubrir algo nuevo nos disparó la adrenalina a todos. Tras hacer “click” en el botón, se reveló la palabra “dentro”. ¿Dentro? ¿Dentro de que? ¡Si aquí no hay nada de nada! sólo un camino, hierbajos con una valla para delimitar el campo y el tubo que la aguanta. Espera…¿Podría estar en el interior del tubo lo que buscábamos? 

Y así fue como destapamos un pequeño sombrerito que tienen este tipo de tubos (ya lo descubriréis) y colgado de él, ascendió un pequeño bote de plástico como el de los antiguos carretes de fotos. No podéis imaginar la ilusión que se produce al hacer tal hallazgo por primera vez. Allí donde el resto de los mortales no ven “nada”, nosotros habíamos encontrado un contenedor con un papel enrollado en su interior y con un montón de nombres escritos; el de los otros equipos que como nosotros, habían encontrado el preciado tesoro. Y así se desencadenó todo…

Aquel día, encontramos unos cuantos tesoros de diferentes tipos y en diferentes lugares. Algunos contenían pista y otros no, pero os aseguro que la vista y la intuición se van afinando con el tiempo. Hay una camiseta muy descriptiva por internet en la que reza: “No te metas nunca con un Geocacher, conoce los mejores sitios donde esconder tu cuerpo”. Con el tiempo veréis tal cantidad de sitios y escondites, que os sorprenderá descubriros a vosotros mismos rebuscando entre rocas o mirando bajo los arbustos de un camino, intentando que los GeoMugles (así llamamos a los NO Geocachers) no descubran que hay algo escondido.

 Así que ya sabéis, si vais a buscar un contenedor y hay gente, vuestra habilidad por hacer que nadie lo descubra, será crucial para el buen funcionamiento del juego. En ocasiones es mejor abandonar un “caché” y dejarlo pendiente, que arruinarlo todo dejando que alguien que no conoce las reglas, pueda romperlo o hacerlo desaparecer, como seguramente pasó con el primero que nosotros quisimos encontrar y que nunca apareció.

¿QUÉ HACEMOS UNA VEZ ENCONTRADO EL CACHÉ?

Pues bien, una vez que encontremos el contenedor, los “cachés”, que así se llaman en realidad, prácticamente siempre se componen de dos o tres partes: Un Contenedor (bote, caja o recipiente), un Logbook (papel para firmar con nuestro nombre de equipo en el interior) y en ocasiones, encontraremos algún pequeño juguete u obsequio que NO debemos coger a no ser que llevemos algo similar para intercambiarlo. Con el tiempo y la práctica, os daréis cuenta de que es una buena idea llevar un Tupper con cochecitos y juguetes pequeños para poder intercambiar, por si nuestros hijos encuentran algo que les guste). Con la aplicación en mano, buscaremos el botón registrar y haremos una descripción de cómo nos ha ido, pero sin hacer nunca “Spoiler” a otros usuarios sobre dónde puede estar escondido. Una vez registrado, el circulito se convertirá en una carita amarilla sonriente que os marcará vuestros logros en el mapa para poder tener un registro fiel de los sitios por donde habéis jugado.

CÓMO NOS CAMBIÓ LA VIDA EL GEOCACHING:

Llegados a este punto, algunos os seguiréis preguntando ¿cómo puede alterar la vida de alguien un simple juego de pistas tal y cómo lo hizo con nosotros?…Pues bien, resulta que dentro del geocaching hay distintos retos que ya comentaremos en otra entrada, pero uno de ellos concretamente, trata de encontrar los 51 cachés más antiguos de Cataluña. Justamente ese reto, fue con el que descubrimos que muchos de estos cachés se encontraban en montañas que desconocíamos y en algunas ocasiones en sus cimas. Este reto nos hizo pasar casi sin darnos cuenta de salir a pasear y ver rincones a pié de coche, a ascender a montañas y cimas mucho más altas de lo que hasta entonces estábamos acostumbrados. Como podéis imaginar, una cosa llevó a la otra, y nos vimos inmersos en otros retos puramente montañeros, como el conocido “Repte dels 100 Cims” que pretende que el senderista ascienda a pié, a 100 de las montañas más destacables de Cataluña. A día de hoy, centramos nuestro tiempo libre a salidas enfocadas en seguir sumando cimas, actualmente contamos con unas 64. Muchas de ellas nos han descubierto paisajes y entornos que no se pueden describir. Ya lo dicen…Una imagen vale más que mil palabras y creo que por eso, muchos de nosotros tenemos Instagram. Esta plataforma, a nosotros, nos ha ayudado a contar mediante imágenes lo que el geocaching y el senderismo ponen ante nuestros ojos cada fin de semana, y que nos encanta compartir con nuestros seguidores y amigos.

EL MEJOR JUEGO DEL MUNDO:Creo que, aunque podría seguir escribiendo casi un libro entero relacionado con este juego, os podéis hacer una buena idea de lo que es, y cómo podéis incluirlo en vuestras actividades. Para nosotros, poder aportar nuestro granito de arena y ayudar a quien quiera probarlo, es todo un placer. Si creemos firmemente que el Geocaching es el mejor juego del mundo, es porque enseña a nuestros hijos a trabajar en equipo, desarrolla su habilidad de observación en la montaña y a tener muy presente el entorno en el que se encuentran, tanto en el campo como en la ciudad. El hecho de encontrar un tesoro les aporta mucha satisfacción y los motiva a seguir superándose para lograr el próximo objetivo buscando pistas y resolviendo en ocasiones algunos acertijos. Lo mejor de todo, es que lo pueden practicar en cualquier lugar del mundo. No necesitan nada más que un teléfono móvil o GPS para posicionar su localización en el mapa de juego y un bolígrafo para loguear los tesoros. Si con todo esto, he conseguido despertar en vosotros alguna curiosidad por este magnífico juego, os animo a seguirnos y a que también compartáis vuestras dudas y experiencias, pero sobre todo, a que descubráis junto a vuestros hijos, el mundo oculto que se encuentra ahí fuera.

@arantheworld.gc Es una familia de Barcelona enamorada de la naturaleza que dedica su tiempo libre a transmitir ese amor a sus hijos de 5 y 8 años mediante juegos, excursiones, vivencias al aire libre y el respeto por el entorno. Descúbrelos en Instagram: @arantheworld.gc

Creemos que salir al aire libre y disfrutar de la naturaleza con niños es de las mejores maneras de pasar el tiempo libre. En ObjetivoAireLibre compartimos los mejores recursos para que disfrutes del senderismo, montañismo, deporte, viajes y ¡Mucho más!

¿QUIERES RECIBIR NUESTROS RETOS FAMILIARES, CONTABILIZADORES DE HORAS AL AIRE LIBRE Y ÚLTIMAS NOTICIAS E HISTORIAS? CONSÍGUELOS AQUÍ.

podcast maternidad viajera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.